14 julio 2010

La empatía

Cuando seas padre comerás huevos, así reza un refrán popular que muestra como uno nunca podrá entender bien una situación hasta que la pase en sus propias carnes.
Para muestra un ejemplo muy duro que ejemplifica muy bien como en ciertos momentos de la vida de una persona debemos de mostrar empatía mas si cabe si pasa por circunstancias que no entendamos.



Noticia vista en 20 Minutos

Un paciente británico totalmente paralizado tras un accidente de moto y en estado de coma logró en el último momento gracias a un parpadeo que no le retirasen la máquina que le mantenía en vida.
Richard Rudd, de 43 años y con dos hijas adolescentes, había dicho que si alguna vez le ocurría algo así, no querría seguir vivo, y su familia, desesperada, no sabía qué hacer. Finalmente su padre decidió dar permiso a los médicos del hospital para que desconectaran la maquina pero en el último momento, sin embargo, los médicos se percataron de que el paciente, que hasta aquel momento no había respondido a ningún estímulo externo, podía parpadear y parecía capaz de establecer algún tipo de comunicación mediante gestos.
Entonces le preguntaron tres veces si quería seguir viviendo y tres veces seguidas Rudd asintió mediante el parpadeo de sus ojos.
De aquello han transcurrido ya nueves meses, y ahora el paciente puede mover la cabeza y sonreír a sus familiares.

Desde luego lo que queda claro es que uno tiene unos principios y una forma de pensar, pero cuando la tragedia nos toca de lleno las cosas cambian por completo, así que señores usemos la empatía cuando alguien toma alguna decisión que no entendamos o actúe de alguna manera que quizás no comprendamos, un saludo.

- Publicado desde mi iPad.

No hay comentarios: