21 enero 2010

Tiempos pasados


Vivimos en el siglo de la modernidad, en el gran siglo donde las comunicaciones y los adelantos tecnologicos marcan nuestra vida, ya es casi impensable nuestra vida sin ellos, lejos quedan los días en que mirábamos con cara de estar viendo a un bicho raro a aquellos que sacaban lo que parecía un ladrillo y se lo ponían en la oreja para hablar a otros bichos raros, que tiempos jaja, pero pese a que estamos avanzando a pasos de gigante en algunos campos en los que la medicina a ayudado a mucha gente a seguir viviendo, por citar un ejemplo, parece que cuanto mas pasos avanzamos, mas elevada es la suma a pagar por ese beneficio.
Es curioso ver como queda de lejos aquellos años donde los gritos de alegría de los niños que jugaban con una pelota llenaban las calles y avenidas, donde la familia se reunía los lunes y viernes noche a ver juntos el 123 y el precio justo, donde las soleadas tardes de primavera y verano juntaban a nuestros mayores en las puertas de sus casas con unas sillas, que lejos de ser de diseño o excesivo glamur, demostraban que ante la necesidad nada es malo, o lejos queda donde las personas tenían conversaciones o se mostraban tímidos a la hora de declararse a sus futur@s novi@s, lejos quedan estas circunstancias y otras muchas que seguro me dejare.
Y todo esto no es para decir que los adelantos son malos, que no estoy de acuerdo en seguir avanzando y cosas así, todo esto es para demostrar como en muchos casos los seres humanos caen en algo que es muy común en este siglo, LA TRISTEZA, el vacio interior, la búsqueda sin fin de la felicidad y una serie de adjetivos que solo nos muestran que hay algo que estamos haciendo mal, que hay algo que no termina de encajar en este sistema que no quiere que nadie de respuestas, pues con el disfrutar el momento y el presente, el mañana ya vendrá.
Es impresionante ver como un ser humano es capaz de hacer lo imposible, de realizar acciones impensables por amor, de dar lo mejor de si mismo en actos que la historia recrea en las películas pero a la vez por un puñado de monedas permite que miles y miles de personas sigan sufriendo, algo que jamas, nunca podre entender.
Todo se impregna de tristeza todo es sombrío, todo es incierto, pero aun así existen personas que altruistamente se esfuerzan por ayudar a aquellos que lo necesitan, personas que lejos de sufrir por problemas superfluos, miran la cruda realidad mientras dan gracias por aquello que tienen y dan aquel legado que solo uno mismo posee, algo que nadie nos puede arrebatar ya sea mucho o poco lo que poseamos, algo que solo obtenemos cuando estamos preparados para poseerlo, algo que solo uno mismo puede encontrar, nuestra alma.
Todo pasa y el hombre progresa en la linea del tiempo, una linea que rodeada de arboles nos observan y con el paso del tiempo observan el precio que se paga por el paso de los años y quizás ahora mismo mientras tu lees esto en el sofá de tu casa hay mucha gente que a perdido a un familiar, a un amigo, o quizá lo haya perdido todo, quizá hoy sea el día que debemos recordar la frase que José Cabrera escribió en su libro:
"De nosotros depende que cuando nos encontramos sea el día mas feliz o el mas amargo de nuestra existencia".
Un saludo.

2 comentarios:

glory dijo...

Bueno no se que decir, me he quedado perpleja,¿sabes? cuánta razón tienes, ha sido un comentario que a la vez de bonito, lleno de ternura y bastante real, enhorabuena, pués me ha llegado al corazón, ahora te dejo con algo que también me gustó mucho, un saludo.

Inestabilidad, Tristeza, Dolor y Amargura

Son sinónimos del presente y recuerdos del Pasado

Infinidad de veces siento poder el Cielo tocar

Pero al instante caigo al suelo recordando que tan solo

Es un sueño más en mi mente.

No nos queda mas que seguir en esta vida, llena de envidias,

interrogantes y sueños.

CHAOO.

Mac dijo...

Gracias Glory por tu comentario y por tu cita a sido preciosa y bienvenida jajajaja.
La verdad es que cuanto mas pasan los años parecen que fueron mejores, pero seguro que los que quedan son mejores, un saludo.